Herpestidae y Mustelidae.

Hace algún tiempo, cuando tenía más tiempo que ahora para reflexionar sobre estos temas, se me ocurrió hacer un planteamiento sobre unas observaciones acerca de un par de grupos de animales carnívoros que hasta hace pocos años había confundido como si fueran uno solo. Y cuando me di cuenta de lo separados que se encuentran en el cladograma actual me dió qué pensar.

Armiño, un representante de los mustélidos.

Armiño, un representante de los mustélidos.

Herpestidae y Mustelidae, dos familias del orden Carnivora, que comparten muchas características, y que sin embargo se clasifican en dos grupos muy diferenciados, unos en Feliformia y otros en Caniformia.

Ambos grupos presentan una morfología muy similar, sobretodo dentro de Mustelidae el genero Mustela, comparte muchos rasgos con las mangostas. Cuerpos alargados, y patas cortas, aparentemente ideales para meterse por todo tipo de agujeros y túneles. Sin embargo Herpestidae, que cunenta en sus filas con miembros como las suricatas y los meloncillos, está clasificado dentro del suborden de los feliformes, y Mustelidae por otro lado se encuentra dentro de los caniformes.

Meloncillo, representante de los herpéstidos.

Meloncillo, representante de los herpéstidos.

¿Ejemplo de evolución convergente?

Los dos grupos parecen explotar los mismos nichos ecológicos. Aunque hay excepciones en ambos grupos, como las suricatas en los Herpestidae, que viven en grupos, y son principalmente insectívoros. O las nutrias en los Mustelidae, que son acuáticas y que también forman sociedades. Pero incluso entre esos grupos más especializados podemos encontrar paralelismos.

¿O será este en realidad un ejemplo de evolución divergente?

Tal vez los rasgos que hacen que ambos grupos se parezcan tanto sean primitivos, una morfología muy eficaz, que se ha mantenido al paso del tiempo. Y pese que Carnivora ha dado lugar a infinidad de formas, como los félidos, los úrsidos, las hyenas, o los cánidos, ese diseño primitivo de mustelas y mangostas, ha sido conservado por estos dos grupos de carnívoros durante mucho tiempo. Si este fuera el caso, estos dos grupos nos podrían dar pistas acerca de cómo habría sido el ancestro común de los carnívoros.

¿Qué pensais vosotros?

Anuncios

Divagaciones en torno a Ardi.

evo monkeysPues en estos momentos estamos teniendo una interesante conversación sobre las diferentes adaptaciones y posibles orígenes de éstas en el grupo de los grandes simios y los gibones (Hominoidea) en el foro de PaleoFreaks. Hablando sobre la famosa Ardi (Ardipithecus ramidus), he expuesto algunas ideas que quisiera también compartir en mi blog para haceros partícipes:

Una adaptación hacia un medio puede hacer que, si ésta es muy especializada, cuando el animal regresa al medio anterior, puede haber cambiado tanto, adaptándose hacia la anterior función, que deba para ello readaptarse al medio original por otra vía, ya que susodicha adaptación puede afectar a una estructura anteriormente usada en esa dirección haciéndola parcial o totalmente inservible.

El ejemplo de las focas creo que es perfecto para exponer esta suposición: Las focas descienden, como el resto de mamíferos marinos, de animales cuadrúpedos, adaptados especialmente a caminar por tierra firme. Sus miembros estaban originalmente colocados perpendicularmente al suelo, debajo del cuerpo, y fueron totalmente funcionales para correr, escarbar o incluso trepar, en algún punto de la evolución de estos carnívoros. Pero las focas, se han especializado tanto en la natación que han transformado sus miembros traseros en algo muy parecido a una aleta caudal. De hecho es tan asombroso el parecido que me dejó fascinado cuando observé que las focas nadan ¡moviendo el cuerpo de lado a lado como los peces! Y esto hace que sus miembros posteriores, ahora dirigidos hacia atrás, sean a diferencia de los de otros pinnípedos como los leones marinos o las morsas, totalmente inservibles para el desplazamiento en tierra. Por ello, las focas desarrollaron una forma de desplazarse en tierra distinta y tal vez innovadora en mamíferos. Aunque esta no sea demasiado elegante. XD

En este vídeo se puede ver a una foca nadando y desplazándose en tierra (¿tiene algún nombre en concreto su forma de “reptar”?):

Bien, pues algo parecido creo que sucede con los simios. En nuestro caso, los antepasados de nuestro linaje en lugar de haberse adaptado al desplazamiento en un medio acuático como los pinnípedos, estos se adaptaron, efectivamente desde formas cuadrúpedas ancestrales, a la vida en los árboles, y desarrollaron para ello ciertas adaptaciones. En este caso, unas manos especiales para agarrarse a las ramas, con una forma determinada, que terminaron siendo tan distintas que perdieron parte de su funcionalidad para el desplazamiento del animal en tierra.

Un buen ejemplo de esto es el gibón:


Por otro lado, los demás grandes simios parece que escogieron una nueva forma de desplazarse a cuatro patas, innovadora también. Y al parecer, gorilas y chimpancés coincidieron bastante en esto, siendo un ejemplo más de evolución convergente.

Pero nosotros, nuestro linaje, tal vez desde Ardi, empezamos a explorar con gran éxito el bipedismo. Liberando así las manos, lo cual parece ser la clave de nuestro desarrollo.

Bueno, esa es mi hipótesis por el momento. A ver qué os parece a vosotros.  🙂

Grandes Sauri.

image002

No dudéis en visitar este nuevo blog de Dinosaurios, del mismo nombre que la página web Grandes Sauri, la cual contiene actualmente más de 120 criaturas registradas. Con mucha información, muchas fotos, y muchos dibujos. Imprescindible para todo dinófilo que se precie. Creado por el mismo Enrique, de 14 años. También autor de la página web Grandes Hechos, visita obligada para los amantes de la historia.

De lectura agradable, didáctico y ameno, Grandes Sauri es ya uno de los sitios más recomendables de la red.

Recordad la dirección: www.grandesauri.blogspot.com

Batalla en Kruger.

BioVision 3

Pues hoy nace esta especie de sección, en la que os pondré los mejores vídeos de animales que vaya encontrando por la red. Y para inaugurar La BioVisión os traigo un clásico de YouTube; el espectacular “Battle at Kruger” (Batalla en el Kruger), donde búfalos, leones y cocodrilos protagonizan una encarnizada lucha por la superviviencia en el Parque Nacional Kruger, Sudáfrica. Filmado por un turista durante un safari.

Seguro que muchos de vosotros ya lo conoceréis, hace años que dió la vuelta al mundo, e incluso lo he visto emitido en la televisión pública. Pero a los pocos que todavía no lo habéis visto, os va a encantar. No os perdais detalle, y sobretodo ¡miradlo hasta el final!

Por favor, avisadme si el vídeo deja de funcionar en algún momento. 😉

Regresando al agua.

ballena_colaNormalmente, para conseguir algo, suelen existir diferentes formas de hacerlo. Diferentes técnicas, diferentes estrategias, distintos métodos. Si queremos coger una manzana de una rama de manzano la cual no alcanzamos, podemos subirnos al árbol trepando por su tronco, podemos utilizar una escalera, o podemos golpear la rama con un palo para hacer caer el fruto. Y de igual modo para conseguir casi cualquier objetivo en la vida, siempre existen distintas opciones para darle alcance.  Pues en la carrera de la evolución también ocurre esto mismo. Existen en la naturaleza muchas ramas evolutivas que han desarrollado diferentes adaptaciones con los mismos objetivos.

Colibri y Esfinge Colibri

Estas adaptaciones aunque cumplen funciones parecidas, y puedan ser semejantes, pueden funcionar de formas muy distintas. Por ejemplo las alas de los insectos y las alas de los pájaros. Ambas estructuras cumplen la misma función, permitiendo al animal volar libremente por el aire. Pero sus orígenes y su funcionamiento nada tienen que ver respectivamente. A estas estructuras se las conoce como estructuras análogas.

Algo parecido ocurre pues, en el caso de las aletas caudales (las colas) de los peces con respecto a las de los mamíferos marinos tales como los delfines y ballenas.

La espina dorsal de los cetáceos culmina en una cola aplanada, conocida como aleta caudal. Su estructura y función es muy parecida a la de las aletas caudales que poseen los peces, sobretodo a las de los tiburones. Pero la gran diferencia es que los delfines y ballenas mueven su cola de arriba ajabo, en lugar de lateralmente. Debido a esto, la aleta de los cetáceos es plana horizontalmente, ya que de lo contrario no sería funcional.

Aquí un vídeo donde se puede observar con detalle el movimiento de un tiburón y varios peces nadando.

Observad el movimiento lateral típico de estos animales. Y comparadlo con el movimiento sobre el eje dorsoventral de los delfines.

Aquí un vídeo donde se observa perfectamente el nado de los delfines.

Tanto delfines como ballenas pertenecen al orden de los cetáceos que a su vez se incluye en el clado cetartiodactyla, junto a los hipopótamos, los cerdos, los camellos, y los rumiantes.

Lejos de los cetáceos, en otro grupo de mamíferos encontramos a unos animales que también han evolucionado para nadar de una forma muy parecida, con aletas caudales sorprendentemente semejantes. Se trata de los sirenios; los manatíes y los dugongos, también conocidos como vacas marinas.

manati-08

Estos pacíficos vegetarianos son, junto a los cetáceos, los únicos mamíferos completamente adaptados a una vida exclusivamente acuática. Estos animales tienen un ancestro común con los cetáceos que, sin lugar a dudas, llevó una vida completamente fuera del agua, ya que también dió lugar a un amplio abanico de grupos, en su grandísima mayoría terrestres. Es decir, que ambos grupos han desarrollado sus adaptaciones marinas por caminos completamente independientes. Sendos linajes, como podemos ver hoy, han coincidido en la forma de la aleta caudal y en su movimiento natatorio. Veámoslo en acción:

Aquí un vídeo donde se puede ver a un dugongo nadando.

Lejos, muy lejos en el árbol filogénico de los mamíferos existe otro orden de animales que también tiene representantes adaptados a la vida acuática; los carnívoros. Y con carnívoros no debeis entender animales que comen carne, aunque este sea el motivo por el cual se le haya dado este nombre al grupo, sino que por carnívoros, taxonómicamente debemos entender a los animales pertenecientes al orden Carnivora. Dentro del cual encontramos, por ejemplo, a los felinos, a los cánidos, a los osos,a las hienas, o los mustélidos.

nutria

Los mustélidos son un grupo de pequeños carnívoros de cuerpos alargados y patas cortas. Entre ellos seguro que os suenan animales como el tejón, el hurón, la comadreja, el visón, o la nutria

La nutria es un animal que también se ha adaptado a vivir en el agua. Tal vez no tanto como cetáceos y sirenios, pero lo suficiente para hacer gala de una eficiente técnica natatoria:

Aquí podemos ver a un par de nutrias nadando.

Observad que, a pesar de no poseer una aleta caudal como los anteriores, estos animales mueven sus patas traseras al unísono, de arriba abajo. Esto podría darnos alguna pista sobre la evolución de la natación en los grupos anteriores, y ayudarnos a imaginar de qué forma comenzaron aquellos animales, completamente terrestres, a desarrollar sus cuerpos para nadar de esta forma.

Ahora podríamos deducir que los mamíferos que se han adaptado al medio acuático desde formas terrestres, parece que tengan una tendencia a nadar de este modo, moviendo sus espinas dorsales de arriba abajo, en lugar de lateralmente como los peces, o como los reptiles.

iguana

Aquí vereis a una iguana marina nadando igual que hacían los peces.

Aquí podeis observar cómo nada un cocodrilo, moviendo su cola de lado a lado.

Parece que algo en la estructura de los animales cuyos linajes han evolucionado previamente hacia formas terrestres haga que no se reproduzca esta antigua forma de nadar. Y no será porque sea menos eficiente. Eso seguro que no, ya que los mejores nadadores se encuentran sin duda entre los peces; animales que han habitado el mar desde sus inicios, y en el que han evolucionado por selección natural durante cientos de millones de años, explorando infinidad de formas.

atún

Por lo tanto, la razón de que los mamíferos marinos no usen esa técnica de nado tan extendida en el resto del reino animal podría ser explicada recurriendo a su historia morfológica. Es decir, apelando al hecho de que todos ellos tienen en común que descienden de formas adaptadas a la vida en tierra firme. Seres adaptados a correr por las llanuras, a trepar por los árboles, o a esconderse en madrigueras. Cuya estructura favorece obviamente a la forma de nadar que hasta ahora hemos observado en estos grupos.

Existen unos curiosísimos animalillos también muy adaptados a la vida acuática; los ornitorrincos, que forman junto a los equidnas, el extraño grupo de los monotremas. Estos graciosos seres se encuentran en una rama muy lejana al resto de mamíferos. Tan raros son que incluso ¡ponen huevos! Y entre muchas otras adaptaciones han desarrollado su propia técnica natatoria. Estos animales, a diferencia de los de anteriores ejemplos, hacen mucho más uso de sus extremidades anteriores. Aunque me parece que el diseño del cuerpo y la enorme cola aplanados, son bastante significativos y encajan con lo que hemos ido viendo hasta ahora.

Aquí podreis disfrutar de la filmación de un ornitorrinco nadando.

Pero nos estamos olvidando de otro grupo de mamíferos marinos muy importante y conocido; los pinnípedos.Tal vez más conocidos como focas, leones marinos y morsas.

Este grupo es filogénicamente muy cercano al de los mustélidos. Pertenecen al orden de los carnívoros y están más emparentados con los perros que con los gatos. Entre los pinípedos podemos distinguir tres familias distintas:

León marino.

León marino.

Otarios (Otariidae), los leones marinos, osos marinos, o también llamados lobos marinos: Con pabellón auditivo (con orejas); extremidades posteriores dirigidas hacia adelante, funcionales en el desplazamiento terrestre. Tal como ese de la foto. Fijaos en sus patas traseras (la foto de arriba). A pesar de estar evolucionadas para ser aletas, aún les son útiles para andar por tierra.

morsa

Morsa.

Odobénidos (Odobenidae), las morsas: Sin pabellón auditivo (sin orejas); extremidades posteriores dirigidas hacia adelante, funcionales en el desplazamiento terrestre; piel rugosa; con largos colmillos. Observad que sus patas traseras también se flexionan hacia adelante, puediendo el animal hacer uso de ellas para moverse fuera del agua. Y también, fijaos en la forma de aletas, grandes y desarrolladas que tienen sus miembros anteriores, tanto éstos como los del león marino de antes.

Veamos cómo nadan leones marinos y morsas haciendo uso de sus extremidades delanteras precisamente adaptadas a tal efecto:

Aquí podeis apreciar el ágil estilo de los leones marinos nadando.

Aquí vereis que las morsas también usan mucho sus aletas anteriores para darse impulso.

Foca.

Foca.

Fócidos (Phocidae), las focas: Sin pabellón auditivo (sin orejas); extremidades posteriores dirigidas hacia atrás y no funcionales en el desplazamiento terrestre. A este grupo pertenecen animales como la foca monje, la foca leopardo, o el elefante marino.

Bien, ya hemos llegado donde quería… Mirad a estos animales. Se parecen a los anteriores, pero tienen unas diferencias muy características.

Observad que sus patas delanteras son pequeñas en comparación a las anteriores. Apenas se aprecian en esta foto, pero sus “brazos”, en lugar de formar dos grandes aletas como en los leones marinos y en las morsas,  conforman un par de “manitas” (que también son planas y sirven para nadar) que tienen uñas con las que se agarran al terreno, o se rascan la barriguita. 😀

Y mirad su “cola”… No es como la de los otros pinnípedos. Ésta estructura en forma de aletas está formada igualmente por sus patas traseras (sus pies), pero a diferencia de los demás, está orientada completamente hacia atrás, conformando una suerte de aleta caudal. Esta “cola” no le sirve para caminar por el suelo, y seguro que las habréis visto arrastrándose por las playas o por el hielo dando panzazos. Estas extremidades posteriores, respecto a las de los leones marinos se consideran estructuras homólogas, que quiere decir que han tenido el mismo origen, aunque se hayan desarrollado de forma distinta.

Y ahora viene lo más maravilloso de todo: Las focas han conseguido nadar como los peces.

Aquí y aquí veréis cómo nada una foca monje. Y aquí unas focas peleándose por una hembra, donde podreis apreciar su forma de nadar, moviendo el cuerpo lateralmente.

Sí, lo hemos logrado. Los mamíferos hemos conseguido nadar como los peces. ¿Pero por qué solo lo han conseguido las focas? ¿Cómo lo han hecho?

¿Es éste fenómeno debido a las restricciones estructurales de nuestros cuerpos? Somos como somos porque fuimos como fuimos, y existen ciertas restricciones heredadas de nuetros antepasados cuadrúpedos. O tal vez la evolución sea más poderosa de lo que pensamos, y pudiendo habernos llevado por ese camino, resultó que es más eficaz nadar como los delfines que como los peces. En fin, que analizando todo lo que conozco no obtengo respuestas claras, sino más preguntas.