Lo que diga el pulpo

El pulpo es un animal verdaderamente fascinante. Ocho tentáculos, tres corazones, dos ojos, y un cerebro. Es un gran depredador marino, que caza peces y crustáceos. Tiene una vista muy desarrollada, y es capaz de cambiar de color a voluntad e incluso de modificar la textura de su piel para hacerse pasar por una roca submarina. El pulpo pertenece al gran grupo de los moluscos, animales invertebrados de cuerpo blando que se dividen en tres grandes grupos: bivalvos, gasterópodos y cefalópodos.

Entre los bivalvos encontramos a unos cuantos “suculentos” conocidos, como las ostras, las almejas, los mejillones y las vieriras. Lo más característico de estos animales es la concha. Como su nombre indica, los bivalvos poseen dos valvas, o placas, que cubren y protegen sus blandos cuerpos. Esta concha es dura, y consta de tres capas: La capa interior está hecha de nácar, seguida por una capa intermedia de calcita o aragonita y finalmente, de una capa exterior de carbonato cálcico.

La tendencia evolutiva mayoritaria en estos animales los suele llevar hacia una vida sésil, anclados en una roca, con una dura coraza en la que confían para su protección. Existe sin embargo una notable excepción, y es que las vieiras han optado por hacer más fina su concha, perdiendo de esta forma bastante peso, y pudiendo así nadar libremente…

>>Seguir leyendo el resto de la entrada en El ojo de Darwin.

Anuncios

Los guardianes del ojo

El reino de los animales es el reino de los sentidos. Oído, olfato, tacto, gusto, y vista, son nuestros cinco sentidos. Con ellos percibimos el mundo en el que vivimos. Gracias a ellos podemos saber qué hay a nuestro alrededor, dónde estamos, y hacia dónde vamos. Los sentidos son tan importantes que han marcado nuestra historia evolutiva, y nos han hecho tal como somos. El más importante de todos ellos en la vida de los seres humanos es sin duda la vista.

La nítida visión en tres dimensiones, a todo color, y de alta definición que hoy disfrutamos, no ha surgido de la nada. Especies muy anteriores a la nuestra fueron desarrollando gradualmente los órganos sensoriales, y la vista ha ido evolucionando con nuestra estirpe, siendo compañera y amiga durante innumerables generaciones de seres vivos. Nuestros ancestros primates, que eran seres arborícolas, ya tenían una vista muy desarrollada que les permitía moverse con facilidad por las ramas de los árboles, ya que sus ojos se habían colocado en la parte frontal del rostro, como los nuestros, dotándolos de una magnífica visión en tres dimensiones, muy útil para calcular distancias. Una vez desaparecidos los grandes dinosaurios que dominaban la tierra y tenían a los pequeños mamíferos de la época confinados a las tinieblas de la noche mesozoica, nuestros antecesores se aprovecharon rápidamente del vacío dejado por los ancianos reptiles y conquistaron el día. Había llegado el amanecer de una nueva era, la era de los mamíferos.

En este viaje a través de las edades geológicas que se suceden en el tiempo, nuestro comportamiento y nuestro cuerpo unidos por una fuerte relación, han danzado en la jungla de las oportunidades, cómplices y amantes como una pareja de bailarines enamorados, al compás de la Selección Natural…

Seguir leyendo en El ojo de Darwin

El ojo de Darwin

Me complace anunciar que La Biozoona pasará a partir de hoy a formar parte del proyecto conjunto “El ojo de Darwin” que vamos a llevar a cabo entre varios amigos blogueros.

El ojo de Darwin nace como una iniciativa de varias personas muy aficionadas a la divulgación científica, y sobretodo amantes de la naturaleza y de su historia.

Espero que en esta web podamos ofreceros lo mejor de cada uno y crear un blog interesante y ameno, con una mayor cantidad y variedad de contenidos. Pero sobre todo, espero que lo pasemos muy bien juntos.

Los miembros fundadores son:

S.Belizón, El Señor de los Animalillos, Cantin, Jurliki, y un servidor.

La BioZoona seguirá en pié, pero mi dedicación será a partir de ahora para El ojo de Darwin.

¡Nos vemos ahí!

www.elojodedarwin.com

Sí, sí, ahora me levanto….

Pido disculpas por la inactividad en la que está sumido el blog a todos los lectores y amigos que entráis a menudo para ver si hay algo nuevo en La BioZoona.

No estoy hibernando ni nada parecido. La falta de nuevo material en el blog es por una buena causa, y espero que pronto os la pueda hacer conocer como una buena noticia.

Mientras tanto, disculpen las molestias. 🙂

Delta

Ayer conseguí instalar el nuevo artilugio que me he comprado, un Fast Track de M-AUDIO. En palabras de un colega es un “USB fake amp”, que sirve para grabar música al ordenador a través de USB. Tiene una entrada para instrumento y una para micrófono. Por lo que me ha costado estoy que no me lo creo de lo bien que va.

He grabado un pequeño tema, un poco alargado en esta versión, inspirado en las fotos de aquella salida al Delta del Ebro que hice en invierno.

Bueno, espero que os guste.

Este es el mp3 del tema original: Delta mp3

Descarga gratis, libre de SGAE u otros chorizos.

El primate decepcionado

¿De dónde venimos? ¿Quienes somos? ¿Hacia dónde vamos?. Son las preguntas que nos hacemos en algún momento de nuestra vida, y que nos hacen sentir inteligentes: “Fíjate tú lo que he pensado, estoy hecho un filósofo.”

Pero en realidad, no queremos saber la respuesta a esos enigmas de la humanidad. No la queremos saber, desde que nos dicen que venimos del mono, que no somos más que animales, y que cuando se muere nuestro cerebro ya no queda nada de nosotros para que nuestra consciencia viaje a ninguna parte. Que no hay ningún objetivo, ninguna finalidad. Ningún plan especial para nosotros. Esto es, lo que nos dice la ciencia.

A la mayoría de las personas esas respuestas nos parecen tristes y decepcionantes. Eso hace que no nos interesemos en saber más sobre el tema, y que lo abandonemos prematuramente, antes de poder entender las maravillas que la investigación científica está descubriendo sobre nosotros y nuestra historia.

Los científicos trabajan para ofrecernos las mejores respuestas a estos antiguos misterios. Sus trabajos son publicados en revistas científicas. Gracias a internet, el conocimiento científico se ha hecho absolutamente accesible a todos los públicos.

Pero la mayoría de nosotros, aunque siguen fascinándonos aquellas preguntas, continuamos sin querer saber las respuestas. Nos resulta más agradable imaginar nuestras propias explicaciones y “teorías”, hechas a medida.

La paloma camaleón

Pues hoy estaba a punto de arrancar el coche, cuando mi novia me ha alertado de la presencia de una extraña ave posada en lo alto de un muro. Ésta ave, tenía la forma de una paloma, pero era de colores… colores llamativos como los de un loro. He vuelto a casa corriendo a por la cámara, y he conseguido sacarle unas cuantas fotos. Lástima que no la he pillado al vuelo porque era muy chula.