Día del Orgullo Primate

Desde el blog Sin Dioses llega la iniciativa de instaurar el día 24 de Noviembre como el Día del Orgullo Primate.

El trabajo llevado a cabo por generaciones de hombres estudiosos e investigadores de la historia natural que siguen el método científico, y por ello denominados científicos, concluye que nuestro origen, el origen del ser humano, no tuvo lugar mediante una espontánea creación divina por la inspiración de algún tipo aburrido y sin mejor cosa que hacer que la de crear monigotes a su imagen y semejanza para divertirse torturándolos. Ni tampoco por un Monstruo Espagueti Volador que va por ahí flotando en el cosmos, invisible, creando cosas con su mágico apéndice tallarinesco (lo siento brothers). No.

Pasaron muchos siglos, con la ciencia en pelotas dominada por los dogmas religiosos de la creación, hasta que el fenómeno que fue bautizado como evolución se hizo tan evidente a los ojos de muchos científicos que algunos se dedicaron a formular hipótesis que explicasen ese hecho.

Continua leyendo en El ojo de Darwin.

La Selección Natural no mata

Una víctima más de la Selección Natural

Un error muy común cuando hablamos de la famosa, aunque no por ello bien conocida, teoría de la Selección Natural de Charles Darwin, es asociarla directamente con la muerte.

“Los fuertes sobreviven, los débiles mueren.”

Es tal vez la frase que más suelo escuchar. Y bueno, es una obviedad que eso sucede, pero no explica la evolución.

“Los que mejor se adaptan a los cambios del medio sobreviven, y los que no se adaptan mueren.”

Es simplemente una versión de la frase anterior, que aunque suene un poco mejor, ya que incluye la adaptación, viene a decir lo mismo. Esa es otra observación de lo que ocurre en la naturaleza, que por muy acertada que sea, tampoco explica la evolución.

Por muy fuerte y muy adaptable al medio que sea un organismo, éste podría pasarse toda la eternidad autoreplicándose sin evolucionar jamás. Y los pobres débiles e inadaptados seguirían muriendo absurdamente duerante toda la eternidad.

No obstante, esas frases que he citado, ya muestran que el individuo que las pronuncia asume la existencia de algo que es muy importante para comprender cómo funciona la Selección Natural; la variabilidad. Que existan individuos más fuertes que otros, que no seamos todos iguales, es un hecho sin el cual la evolución no sería posible. Esta variabilidad genética que vemos dentro de una misma especie, existe gracias a mecanismos que generan variabilidad, como las mutaciones, o la recombinación. Sobre esta variabilidad genética actua la Selección Natural. ¿Cómo lo hace?

La Selección Natural no necesita que muera nadie. No, no necesita que el pobre débil e inadaptado se muera. Lo único que necesita la Selección para operar sobre esa variedad en el acervo genético es que esos cambios, ya sean obtenidos por mutaciones aleatorias o por otros medios, sean de caracter heredable.

Y ahí comienza el juego de la reproducción diferencial. Los individuos que más se reproducen son los que conseguirán que sus genes perduren, ya que estos pasarán a las siguientes generaciones. A la Selección Natural le da igual cómo se consiga eso, no es necesario que muera nadie en este proceso.

El papel de la lógica muerte de los individuos débiles e inadaptados, supone que éstos dejan de transferir sus pobres genes a las siguientes generaciones, o lo harán en menor medida que los individuos fuertes y bien adaptados que sobreviven para seguir reproduciéndose.

En definitiva, lo que cuenta es ganar en el juego de la reproducción diferencial, y para ello no es necesario que nadie salga herido. Como nos demuestra este magnífico macho de pavo real.